¿Qué es un Año Santo Compostelano?

Es fácil. Llamamos Año Santo Compostelano a aquellos años en los que el 25 de julio -festividad de Apóstol Santiago- coincide en domingo. En estos años, los creyentes pueden conseguir la indulgencia plenaria, quedando completamente absueltos de todos sus pecados.

¿Y cuando es Año Santo Compostelano? Apunte. Con una cadencia de 6, 5, 6 y 11 años, el 25 de julio, fiesta del Apóstol Santiago, cae en domingo. Cuando esto sucede -14 veces cada siglo- la Iglesia católica tiene la potestad de conceder la indulgencia plenaria -el perdón de todos los pecados- a aquellos fieles que visiten la tumba del Apóstol en la catedral de Santiago, recen alguna oración por las intenciones del papa y reciban los sacramentos de la confesión y la comunión.

Con respecto a cuando fue el primer Año Compostelano, la verdad es que no se sabe a ciencia cierta. Se cree que fue a mediados del siglo XV cuando Santiago de Compostela comenzó a contar con un Año de Gran Perdón (como, desde el año 1.300, lo tenía Roma. Para conseguirlo, el peregrino tenía que cumplir con todos los preceptos indicados por la Iglesia. A saber: arrepentirse, confesar, comulgar y peregrinar a la tumba del Apóstol. Durante el Año Santo, el peregrino puede conseguir el perdón durante todos los días del año. En periodos ordinarios, la indulgencia tan sólo se concede el 25 de julio y 30 de diciembre, además del 21 de abril por ser el día en que se consagró la Catedral, en 1211.

Tres de cinco… y el comodín de Villafranca del Bierzo

Hay cinco lugares en el mundo en los que la Iglesia Católica concede la indulgencia plena… contando, cada uno de ellos, con su correspondiente año compostelano. De ellos, Jerusalén y Roma son los únicos que se encuentran fuera de España. El resto -además de Santiago de Compostela, Santo Toribio de Liébana (Cantabria) y Caravaca de la Cruz (Murcia) se encuentran en territorio español.

Además, desde el siglo XVII, en Villafranca del Bierzo, una de las localidades con mayor acervo jacobeo, los peregrinos a Santiago que estén enfermos o que hayan sufrido un accidente grave durante su travesía pueden obtener la indulgencia plenaria en la propia iglesia berciana de Santiago. Para ello, los caminantes deberán atravesar la puerta del Perdón de este templo, que tan solo se abre durante los años santos. El romero deberá haber recorrido más de 100 kilómetros y acreditar su imposibilidad de continuar camino hasta la capital gallega. Para obtener mediante esta vía la indulgencia plenaria deberá escuchar misa y confesarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *